Colegas Que Nos Inspiran: Entrevista a Alex Godoy Faúndez

«Hace muchos años uno imaginaba que publicaba un artículo y con eso iba a ser citado» — Alex Godoy Faúndez

Alex Godoy Faúndez. Fuente: Unidad del Desarrollo (UDD).

Alex Godoy Faúndez es el director del Centro de Investigación en Sustentabilidad y Gestión Estratégica de Recursos y el director académico del programa de Mágister en Gestión de la Sustentabilidad en la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Desarrollo en Chile. Es investigador asociado en el Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y Minería. Alex también es el presidente del Waste to Energy Research & Technology – Chile e investigador asociado en el Earth Engineering Center en la Universidad de Columbia en Estados Unidos.
Ha presentado sus investigaciones en más de setenta congresos nacionales e internacionales, ha publicado más de treinta publicaciones indexadas, un libro, seis capítulos de libro y ha actuado como editor asociado y revisor por pares en varias revistas indexadas.
Su primera publicación indexada en Scopus se remonta al año 2001. Sus disciplinas de investigación a lo largo de su trayectoria profesional son muy diversas, desde inmunología y microbiología hasta ingeniería y ciencias ambientales.
Además, cuenta con una intensa trayectoria como divulgador de sus conocimientos, con entrevistas en canales como Chile Sustentable.
ORCID ID: http://orcid.org/0000-0002-9609-9863
Scopus Author Identifier: 23481970600
Twitter: @AlexGodoyF_

¿Cómo recuerdas la primera vez que te sentaste a escribir tu primera publicación científica?

Fue complicado porque la primera vez que me senté en realidad fue a nivel de pregrado. Fue gracias a un médico, un investigador en ciencia biomédicas, que me enseñó a escribir. Y al principio fueron nervios, porque en el fondo te enfrentas primero a una forma de escribir que es distinta y además en un lenguaje que no es el tuyo. Entonces, a los que tenemos el castellano como habla nativa se nos juntan dos problemas. Uno es que los artículos de investigación se escriben de una forma muy distinta a la que estamos acostumbrados. La segunda tiene que ver con el idioma y el lenguaje. Por tanto, tratar de trabajar en ambos es distinto. Pero, cuando tienes un tutor o un mentor como el que yo tuve, alguien que te acompaña y te va diciendo, por ejemplo: «Es como escribir las sentencias en inglés norteamericano» o «Son revistas de habla inglesa, que son mucho más líricas», uno se siente con confianza. Y eso depende mucho del tutor. O sea, yo creo que llegar a escribir un artículo depende mucho de quién es tu tutor y de quién te va a acompañar. No es sentarse y escribir. Alguien tiene que empezar a enseñarte. Después, las publicaciones utilizan un idioma que es distinto y que tiene otras lógicas; no solamente es escribir en inglés, son lógicas de cómo escriben en habla inglesa.

Para las personas de habla castellana no se trata simplemente de traducirlo al inglés, sino que uno, después de años, se va dando cuenta de que también, así como nosotros pensamos en castellano, hay gente que piensa en inglés. Y hay formas de pensar en inglés que son distintas. Por tanto, no es lo mismo cuando uno está escribiendo en una revista donde los revisores son principalmente estadounidenses, que en una revista en el que los editores son más bien de Reino Unido y esperan que uno tenga una forma determinada de argumentar. Pero estas son ciertas barreras que se van aprendiendo y, al final, el trabajo de escribir, enviar y volver hace que se vaya aprendiendo con los años. No es que sea más fácil, pero sí se va aprendiendo con los años. Y, además, después, cuando uno es revisor —yo soy revisor de más de 32 revistas indexadas—, también lo va aprendiendo. O sea, hay muchos entrenamientos a lo largo de los años. También pasa lo mismo cuando se escribe para una amplia audiencia, por ejemplo, en un blog o en un periódico. Es completamente distinto. No escribimos de forma científica; tratamos de hablar de forma más simple. Estamos divulgando, y esa comunicación también tiene otra forma.

Después hay otro desafío cuando uno trabaja en temas de política. A mí me ha tocado asesorar informes. Por ejemplo, me tocó ser uno de los asesores científicos de seguridad alimentaria de la FAO. Ahí, escribir es completamente distinto: un lenguaje neutro, un lenguaje en política internacional que es distinto. Por lo tanto, aprender es lo más importante.

En tu opinión, ¿cuál es el mejor medio para hacer que las ideas y los resultados de los autores científicos se escuchen? Cuando hablamos de escuchar quiero decir que realmente se entiendan, que lleguen a más lectores. Y no solo nos referimos a revistas científicas, sino que hablamos de los mejores medios o maneras de hacer llegar esas ideas a la comunidad y a la sociedad.

Mira, hay un sitio web que me encanta, The Cronicle of Higher Education. Es como una especie de magazine en Estados Unidos que habla sobre educación superior. Es bien interesante porque muchas de las cosas que se hacen no se preguntan, como la típica gestión de universidad. Trata sobre cosas muy mundanas que son de los académicos, como, por ejemplo, el tema de la irrupción de la nueva tecnología, donde hay un académico que cuenta desde su experiencia lo que ha vivido. Es lo mismo que cuando escribes en los blogs o en los papers columnas de opinión, cuando analizas la realidad, pero aplicando tus propias herramientas.

No hay que confundir la divulgación de ciencia con la ciencia en sociedad. La divulgación de ciencia es cuando yo explico mi investigación, por ejemplo, en Life cycle assessment o Circular economy, y explico lo que es. O como cuando, como doctor en Ciencias de la Ingeniería, hablo de balances de masas y balances de energías. Eso es divulgar la ciencia. Pero, por ejemplo, yo estoy humanizando un problema de gestión de residuos domiciliarios en mi país y aplico conocimiento. Eso vale mucho más, porque la gente entiende que estás explicando un fenómeno, pero desde tu disciplina. Y cuando lo haces con palabras simples y explicas algo que es complejo, la gente dice: «¡Qué extraordinario!». Y así empieza uno a avanzar.

¿Qué recomendarías a un autor que quiera aumentar el impacto de sus ideas y resultados?

Hace muchos años uno imaginaba que publicaba un artículo y con eso iba a ser citado. Y solo publicaba un artículo muy interesante. En términos de citas, hay tantos artículos de investigación a nivel mundial que puede que a lo mejor tu investigación tenga el valor para ser un Premio Nobel, pero, al final, como hay tanto publicado, nadie te pudo leer y, por tanto, nadie te vio y tu investigación queda archivada para rencontrarse años después si alguien dice: «Oye, mira, esto ya se había dicho». Lo primero es que los investigadores verán aumentar su visibilidad. Y la visibilidad no solamente se logra publicando artículos de investigación, sino que lograr una cierta visibilidad significa tratar de utilizar distintos medios de comunicación en los cuales lo que tú sabes y lo que tú haces se aplica para solucionar un problema social. Entonces, si uno trabaja en el ámbito de la epidemiología, por ejemplo, escribir columnas de opinión con respecto a lo que está pasando y la pandemia nos sirve y te hace visible, incluso cuando uno fundamenta su propia investigación. O sea, acercar la investigación a la sociedad y no esperar que la sociedad vaya a buscar tu investigación.

Lo segundo es tratar de entender que hay distintos tipos de revistas especializadas cuando uno publica. Hay revistas que son muy, muy específicas, que responden cuando yo quiero hacerme conocido dentro de mi campo en mi disciplina. Pero hay otras que son de divulgación algo más masiva y que son mucho más transversales. Ahí es cuando tú dices: «Mira, quizás esto no me hace tan conocido dentro del grupo de expertos mundiales en un ámbito muy específico, pero sí me pone en una revista que tiene una visibilidad mucho más transversal, y puede que otro, de otra disciplina, utilice lo que yo estoy haciendo». Por tanto, hay que aprender en qué medios o dónde publicar. O cuando uno habla o publica para medios masivos, por ejemplo, revistas, magazines, blogs, son también herramientas de canal de comunicación, de cómo transmitimos nuestra visibilidad. Obviamente, las redes sociales, como LinkedIn, también son una forma de diseminar nuestra información y nuestro quehacer. ResearchGate es otra. La comunidad de Nature Sustainability, en mi caso, también es otra. En el fondo, es donde uno tiene que estar, porque esas son las comunidades que al final traducen a nivel de sociedad la investigación compleja que uno hace en la universidad o en un centro o instituto de investigación.

¿Qué libro recomendarías a cualquier autor científico relacionado con todo esto que hemos hablado (escritura, comunicación, impacto…)?

No conozco en términos de divulgación científica general. Pero, por lo menos, en el área que yo trabajo, que es cambio climático, sustentabilidad y desarrollo sustentable, me gustan mucho los libros que publican algunos investigadores estadounidenses. Creo que eso lo hacen muy bien. Los investigadores en Estados Unidos tratan de publicar libros de divulgación masiva. Que no son libros review de papers, son libros para la comunidad. Y, en ese sentido, por ejemplo, Jeffrey Sachs, el exdirector de The Earth Institute de la Universidad de Columbia, publicó un libro que se llamó La era del desarrollo sostenible y ahora ha escrito un libro que se llama The Ages of Globalization (Las edades de la globalización). Creo que ese tipo de escritura nos puede enseñar a cómo alguien sale de la economía y entrega un libro, pero para todos. Y ellos te enseñan cómo escribir. Creo que ese ejercicio de escribir un libro es muy, muy interesante. Yo lo estoy haciendo ahora, es un libro que tiene que ver con sustentabilidad, una obra de divulgación para todos los públicos. Es un tipo de libros que te obligan a traducir años de investigación, tanto tuya como de otros, en palabras simples.

Hay otro libro de un físico chileno que se llama Andrés Gomberoff que publicó aquí en España y que tuvo repercusión a nivel mundial: Física y berenjenas: La belleza invisible del universo. Tú te das cuenta de que son académicos que llevan años, que publican libros que son de divulgación masiva, aplicando cosas, explicando realidad. Creo que eso lo hacen muy pero que muy bien los norteamericanos y nosotros debiéramos aprender mucho más.

Por otro lado, Louise Fresco, exvicepresidenta de la FAO, es una especialista en seguridad alimentaria a nivel mundial. Louise tiene una excelente página web de divulgación donde habla solamente de alimentos. Ha escrito muy bien de alimentación y de nutrición en varios libros e incluso dio una charla TED. Además, es una mujer increíble.

 

Entrevistadora: Ana Jiménez Rivero
Correctora de textos: Elena Hernández
Fecha de publicación: 29 de marzo de 2021
Última revisión: 17 de marzo de 2022